Para las compañías extranjeras que deseen vender sus productos en Latinoamérica es importante plantearse, en una etapa lo más temprana posible, qué política lingüística van a seguir. Las compañías españolas, por ejemplo, sufren a veces de cierto egocentrismo, como si la lengua en la que dan a conocer sus productos no fuera algo a plantearse. No hace mucho que algún académico de la RAE, con mucho acierto, nos recordara que el español es sobre todo “una lengua americana con apéndice europeo”. Pero esto muchos parecen no tenerlo en cuenta. Un rasgo de esta actitud es lo que llamaré buenrollismo, es decir: el tuteo muy subrayado y la falsa cercanía de la empresa hacia su cliente potencial.

Ese tipo de mercadotecnia ha estado muy en auge en España en los últimos años, si bien se me antoja imposible en Latinoamérica, donde el uso del ustedes, así como del voseo, están tan extendidos.

Pero volvamos a las compañías de las que hablaba al principio: cuando uno tiene un producto y desea venderlo tanto en Latinoamérica como en España existen dos opciones en la estrategia lingüística a seguir: localizar o deslocalizar. La primera consiste en la adaptación del texto fuente a la variedad lingüística del país en cuestión. Para localizar textos en español se han establecido tres tipos de español estandarizados:

Sin embargo, cuando la compañía en cuestión, como es el caso de los medios de comunicación de masas, las agencias de doblaje, y las compañías de software, desea abarcar a todos o la mayoría de los países de habla hispana, suele recurrirse a la supresión de los rasgos regionales, ya sean léxicos, gramáticos o morfológicos, mediante el uso de lo que llamamos el español neutro. Se trata de un español cuyo acento y características no pueden ser reconocibles como propios de algún país. Veamos a continuación los casos de la industria del doblaje y de las grandes compañías de software:

En materia de mercado televisivo, debido a que todos los países Latinoamericanos de habla hispana son considerados como un solo territorio para efectos de distribución de programas de televisión o sindicación, los doblajes son realizados en un español neutro que evita el uso de modismos, acentos y de palabras que tengan alguna significación soez en alguno de los países hispanoamericanos al que llegará el programa doblado. Este español neutro usado en los doblajes utiliza:

  • En la segunda persona plural el ‘ustedes’ en lugar del ‘vosotros’ y las conjugaciones verbales de la tercera persona plural (por ejemplo: ¿Cómo están (ustedes)?).
  • El uso del ‘tú’ o el ‘usted’ se usa determinado según la relación que exista entre las personas que se comunican, utilizándose el ‘usted’ en relaciones de mayor respeto.
  • Tiende a una pronunciación homogénea de la s, c y z y la b con la v.
  • Sólo la letra “h” es muda, todas las demás se pronuncian.

El español neutro latinoamericano antiguamente también era distribuido a España en algunos casos (películas Disney,…), pero en la actualidad ya no sucede. Si recuerdan, esto fue lo que trajo a las pantallas españolas personajes que hablaban sobre emparedados (¿de verdad se utiliza esa palabra en algún lugar?) y automóviles.

Curiosamente otro motor de unificación del español nace de las grandes empresas multinacionales al adaptar el texto de sus manuales, programas informáticos, sitios web, etc., en inglés para producir textos y programas informáticos destinados al mercado mundial. En esos casos es más práctico producir una versión neutra de español que tratar de crear versiones diferenciadas por país o región; pues si se hace por país habría que producir una veintena, y si se hace por región es difícil definir qué países englobar en la misma región, y también resulta complicado desde el punto de vista de logística. El resultado es normalmente lo que se denomina en el entorno de localización un “español neutral“. Una versión que intenta evitar términos que se puedan identificar con países determinados (“ordenador” es un término de España) o fenómenos lingüísticos regionales (el voseo latinoamericano) que se elabora mediante glosarios que prescriben los términos preferidos y los términos vitandos. Es un fenómeno interesante y muy común en el ámbito informático, dado que el resultado abarata mucho los costes o costos de producción, y contribuye indirectamente a la unificación del español.

En Tele World Services disponemos de traductores y redactores especializados en la redacción de contenidos web en español neutro, así como del servicio de localización para Latinoamérica. No dude en pedirnos presupuesto sin compromiso o informe de valoración gratuito acerca de la corrección de contenidos ya existentes y recuerde que también prestamos servicios de subtitulación.

Karin Blanco

Cofundadora