Camara de Comercio AlemanaTele World Services es miembro de la AHK Barcelona. La colaboración con esta institución nos permite lanzar, a partir de la próxima semana, una campaña especial de ventas en Alemania, con la que además celebramos la apertura de nuestra nueva sede en Berlín. Dicha campaña de ventas va dirigida a empresas alemanas, las cuales podrán beneficiarse de precios especiales en traducciones entre lenguas europeas (0.09 euros por palabra) y traducciones entre una lengua europea y otra asiática (0.11 euros por palabra), sin importar si la traducción es directa o inversa.

Nuevo-LogoEl árabe es una lengua semítica. Pertenece a la misma familia lingüística que el hebreo o el arameo.

Más de 200 millones de personas hablan los diferentes dialectos de árabe como lengua materna y constituye una de los tres idiomas más hablados en el mundo. El árabe estándar es el idioma oficial en veintiséis estados. Debemos distinguir claramente entre el árabe estándar. Éste es el árabe escrito y utilizado en los medios de comunicación y ambientes académicos, frente al árabe dialectal, de uso exclusivamente oral.

Una de las particularidades del árabe es que frente a un número importante de consonantes (28) y pocas vocales (3). Se escribe de derecha a izquierda. El sistema de escritura árabe actual es el resultado de numerosas reformas.

Existen numerosos dialectos. Estos se diferencian entre sí en gramática, vocabulario y pronunciación. Cuanto más alejados se encuentran los países arabófonos de la zona de origen de la lengua, es decir, de la Península Arábiga, más initeligible resulta su habla para aquellos que no dominan el dialecto en cuestión, sino exclusivamente el árabe estándar, también llamado árabe clásico. Sin embargo, se puede notar que no existen fronteras absolutas entre los distintos dialectos, sino una evolución progresiva de las diferencias entre ellos.

El árabe, debido a su gran prestigio como lengua del islam y antigua lingua franca, posee una gran importancia aún hoy. Es un idioma indispensable para los intercambios comerciales con países arabófonos, ya que sus habitantes no suelen dominar el inglés. En muchas ocasiones suele recurrirse al uso del francés en las relaciones comerciales con los países del Magreb, lo cual resulta una buena opción, pero jamás tan efectiva como el hecho de hablar la lengua materna de nuestro interlocutor, por los sentimientos de interés mutuo y respeto que genera.