Es una facultad muy humana y en las agencias de traducción estamos muy familiarizados con ella. Los traductores la padecen, como cualquier persona, en ocasiones. Cuánta más experiencia adquiere un traductor, mejor aprende a medir sus fuerzas, el tiempo del que dispone, así como la reserva de tiempo extra que requiere para hacer frente a factores externos http://remoandaluz.es/servicio-medico/comprar-cialis-online impredecibles: enfermedad propia o de un familiar, atascos, cortes de luz (muy comunes en algunos países) etc. Ésta es una de las razones de por qué nuestros traductores experimentados son tan valiosos: se cargan con el trabajo justo, permitiéndose a sí mismos y a la agencia para la que trabajan entregar siempre a tiempo.

Karin Blanco

Cofundadora